Viajar con adolescentes

El viajar con adolescentes puede convertirse en la peor de las experiencias: malas caras, malas contestaciones, negativas a todo lo que se proponga... Muchos de ellos piensan que no tienen nada en común con sus padres y hermanos, que tan solo sus amigos reconocen y entienden que es lo que ocurre con ellos.

Durante las vacaciones familiares se produce un encuentro que no se da durante la época escolar, por lo que las esas pequeñas fricciones durante el curso pueden ser sobredimensionadas y explotar en periodo estival.

Pero también es cierto que el ambiente es más distendido y relajado, un contexto donde los padres deberán volcarse un poco mas con sus hijos.

Viajar con adolescentes conlleva, así mismo, mas de una complicación: discuten, tienen cambios de humor, ven a sus padres como personas con las que no pueden divertirse,... Deberemos pues, integrar, de la mejor forma posible, la necesidad de tiempo que tienen nuestros adolescentes con las actividades que pueden realizar toda la familia, hacerle comprender que el viaje le dará pie a conocer muchas cosas (que después podrá contar a sus amigos); intentaremos que participe en la elaboración del viaje, buscando actividades a realizar con la familia o en solitario (no en vano, nuestra generación de adolescentes maneja las nuevas tecnologías como verdaderos profesionales), y permitiremos que se lleve algo para el esparcimiento personal.

Intentaremos inculcar la necesidad de disfrutar del verano para hacer turismo activo: montar en bicicleta, deportes acuáticos, senderismo, deportes de aventura o de pista, intentando evitar el sedentarismo; conocer otras personas, disfrutar del aire libre, de la naturaleza e, incluso, aprender cosas nuevas.

En caso de “tener alguna para septiembre”.

En caso que nuestro hijo haya suspendido alguna asignatura, lo mas seguro es que debamos modificar nuestros planes. Esa conducta debe ser reprendida por los padres, ya que deberemos hacerle entender que actitudes irresponsables de ese estilo condicionan toda la actividad veraniega de la familia, que él no está solo y que el tenga que quedarse a estudiar obliga a toda la familia a no poder disfrutar de la misma manera de las merecidas vacaciones.

Pero una vez que esta circunstancia ha sido reprendida, deberemos ayudar al adolescente a realizar un severo plan de estudio, que ayudaremos a cumplir en la medida de nuestras posibilidades.

Todos los docentes apuntan a que las primeras horas de la mañana son las mejores para el estudio, porque son aquellas en las que la mente se encuentra más despejada y el rendimiento es mayor.

Conoce a Forti
Actividades familiares
Primeros auxilios

Artículos relacionados

Viajar con niños. el viaje con los pequeños de la casa es el
más delicado de todos los
que presentaremos en estas páginas. Ver »

Viajar con tus mayores. Las personas mayores se han convertido en incansables viajeros. La facilidad para acceder a los traslados, a los transportes públicos y el alto poder adquisitivo de muchos de ellos hacen que los viajes para mayores cada vez sean mas y mejores. Ver »

Excursiones. Cuando llevas niños, las excursiones tienen que hacerse en sitios cercanos a vuestro destino. Si los padres van solos, no hay inconvenientes en realizar excursiones de varias horas de viaje, pero los niños no aguantan el ritmo y pueden ponerse muy impertinentes ante la obligación de meterse de nuevo en el coche durante tantas horas. Ver »